jueves, 10 de octubre de 2013

A mi burro, a mi burro, le duele el corazón...

Nunca me había pensado tanto publicar una entrada en el blog como esta. A veces hasta yo mismo me canso de andar haciendo el Umbral y hablar sólo de mi libro, pero "volcarme" y hablar de discos, grupos de rock o jazz, viejos bluesmen o películas tampoco me atrae, sobre todo porque hay montones de blogs que lo hacen mucho mejor y con más regularidad ( a la lista lateral me remito...). Respecto a hablar de los libros que voy leyendo, tres cuartos de lo mismo... Pero a veces me apetece escribir volcando mi frustración aquí, sin intelectualizar ni elaborarla demasiado, una pataleta, vamos... Pero me pongo y yo mismo me coarto en seguida... Al final, nada... sin embargo, mi última aventura hospitalaria ha hecho que cambie algo, algo que siempre ha estado ahí y que siempre he preferido callar. Ser "paciente" es una categoría en sí misma, y yo ya llevo tantos años ejerciendo que a veces me cuesta distinguirme de mi otros "yoes", y no me gusta lo que veo... Hoy, mi mujer, comiendo, me ha dicho que mañana viene Cospedal a inaugurar la planta de Psiquiatría que se abre en el hospital donde ella trabaja como enfermera. Me lo ha dicho después de escuchar en las noticias que su marido (de María Dolores) ha visto multiplicado por catorce sus beneficios con respecto al año anterior... Me mira y me lo dice como si temiera mi reacción, la de cualquiera, imagino, y es soltar alguna boutade con aspavientos indignados. Pero me he quedado igual, al menos por fuera. He optado por hablar como Silvio Dante y comentar qué es lo que haría si tuviera la posibilidad. Hace más de una semana que salí del hospital y me encuentro igual (ni mejor, ni peor, simplemente no me han hecho nada), y la sensación de abandono es la misma. ¿Seguro privado? ¿Consulta privada? Para qué... Os contaré algo; por cuestiones "familiares", mi padre me hizo de pequeño un seguro privado (sí, lo mío viene de largo) en una de esas corporaciones sanitarias importantes cuyo nombre acaba en "tas". Me estuvieron "viendo" y haciendo toda clase de pruebas cerca de diez años cuando mi corazón empezó de veras a ir mal, y cuando ya no quedaba más remedio que la cirugía, lo único que se les ocurrió fue molerme a pruebas dolorosas sin sentido. Al final me operaron, como se suele decir, por lo público (donde yo nunca dejé de ir, por cabezonería y por ver si tenía suerte y alguien me hacía caso..., así que las pruebas fueron dobles...). Yo hacía tiempo que había leído la póliza (la cual cubría los gastos de mi prótesis), y sabía que iba a pasar lo que pasó; que lo supiera no significa que me lo creyese del todo. Cuando el cirujano vió el informe privado se cabreó bastante, aunque no menos que al ver el que le remitía mi cardiólogo habitual. "Muchacho..." me dijo, "lo siento, te tendríamos que haber operado hace cuatro o cinco años, y eso te ha creado problemas que yo no te voy a poder solucionar. Yo haré lo que pueda, y lo haré lo mejor que pueda, es lo único que te puedo decir". Lo hizo, y bastante bien. A los diez días tenía el alta y todos los días pasó a verme. Me hubiera gustado que el paso del tiempo le hubiera quitado la razón, pero vuelvo a tener problemas y vuelvo a estar en las misma rueda. Cuando oigo a alguien decir que la sanidad privada o los seguros privados son la solución, sinceramente, me entran ganas de reventarle las rodillas a balazos y soltar después "ala, ahora te vas a tu puta clínica de pago...", pero me callo... La sanidad privada funciona, siempre y cuando no tengas nada chungo o crónico; practican el darwinismo social (darwinismo hipocrático, habría que decir tal vez) de la manera más asquerosa (y eso que el llamado darwinismo social me parece la mayor y más burda malinterpretación de una teoría científica llevada a cabo nunca) y por el camino se llevan por delante a mucha gente, gente cuya única esperanza es una praxis sanitaria y un código hipocrático ajeno a, y protegido de, especulaciones capitalistas, algo que, hasta ahora y no sin esfuerzo, habíamos conseguido tener en esta mierda de país. Contaré otra cosa, el último cardiólogo que me vio en el hospital público donde trabaja mi mujer (hace un año, ahora no me ha visto ninguno), me dijo, con mis informes delante, que "estaba bien" y que la próxima consulta la pidiese por mi médico de cabecera, y que, en el caso de que sintiese un dolor punzante más agudo de lo normal, acudiese rápidamente a urgencias, aunque, si lo que quería era más pruebas para quedarme más tranquilo, él me las podría hacer en su consulta privada... Que esto es verdad lo juro por mi hijo que duerme la siesta en la habitación de al lado... Que salí de allí hundido sin haber montado el sangriento aquelarre que me hubiese gustado haber montado con él, también es verdad... Uno se encuentra con que no sólo tiene que sufrir la miseria política y moral de un gobierno oligarca y corrupto vendido y secuestrado por el poder financiero, sino que también tiene que lidiar con la miseria humana de algunos que detentan profesiones determinantes para que la vida siga siendo digna. Y como ejemplos del otro lado, es decir, profesionales sanitarios que merecen todo al agradecimiento del mundo, afortunadamente, también los hay, resulta que al final, que estés mejor o peor de una enfermedad es simplemente resultado de una lotería absurda (a lo que hay que sumar que la repartición de boletos no es equitativa tampoco... lo del Borbón es la punta de una pirámide social que nos venden como igualdad). Hoy también ha sido noticia que en España, en el último año, hay un 13 % más de millonarios...Perfecto, mientras, sigamos dejando que desmantelen el Estado...

Así que mañana viene Cospedal (la que quita profesores, médicos, enfermeros, asistentes sociales... y pone asesores y altos cargos elegidos a dedo) a inaugurar la planta de psiquiatría del Hospital La Mancha Centro... Supongo que ningún medio dirá que han cerrado cardiología, que las revisiones a mujeres en edad de riesgo para detectar cáncer de mama ya no las hacen, que han quitado ambulancias de traslado urgente (sólo queda una para los hospitales de Alcázar y Tomelloso) o que la UCI infantil está bajo mínimos.

Nada de esto le he contestado a mi mujer comiendo, más que nada porque ya sabe lo que pienso. He cambiado y he puesto un canal infantil con la esperanza de que estuvieran poniendo "Los Pingüinos de Madagascar" y he ido a ver si mi hijo se había dormido en plan cubista, tal y como acostumbra.



Recogiendo la mesa me he acordado de que el lunes estuve cenando con Andrés Sorel. Sigue siendo fascinante hablar con él, y es la primera vez que le veo tan clarividente consigo mismo, sobre todo viendo cómo aún se sigue manipulando su imagen pública y cómo se sigue ninguneando e ignorando su obra literaria y ensayística. Hablamos de muchas cosas, sobre todo de literatura, aunque en un momento dado nos pusimos a hablar del concepto de violencia, hoy reducido exclusivamente a daños materiales y físicos infringidos directamente... Que la causa de muertes, dolor y sufrimiento no sea lógicamente palpable y haya que buscarla e ir un poco más allá de la obvia "causa-efecto", no significa que no sean también actos de violencia... Y el problema siempre es, en el fondo, el mismo; ¿cómo se combate esa violencia sin usar a su vez la violencia? ¿Nos vamos a una plaza, o a las puertas de un hospital o a la sucursal de un banco a gritar consignas hasta que nos multen por incívicos y nos fichen? Cuando la gente vota, ¿en qué coño piensa? ¿Se puede llamar democracia a un sistema oligárquico que dejó "atado y bien atado" un dictador que murió de viejo? ¿Se puede llamar democrático un sistema cuya base electoral está distorsionada (el sistema D´Hondt)? ¿Qué democracia se puede esperar de una sociedad donde sus individuos (casi pongo ciudadanos) viven convencidos de que todo es negocio y han sido convertidos en masa (en su concepción orteguiana más desoladora)? Que Pericles y Sócrates me toquen los cojones si esto es democracia...

http://www.publico.es/473676/el-consejo-de-europa-llama-la-atencion-al-gobierno-por-el-excesivo-uso-de-la-fuerza-en-las-protestas

4 comentarios:

ned henry dijo...

te podría contar, Juanmi. Mi hermano mayor es intensivista en la uci de Virgen del Rocío. De la privada sólo le llegan los casos difíciles, los que hay que hacer encajes de bolillos con ellos para salvarlos después de que en la privada les hayan sacado los cuartos para acabar por, en el mejor de los casos, por no hacerles nada, en el peor ni te cuento.

piensa esto Juanmi, los neoliberales son los nuevos nazis. Les da igual que la gente se muera sin cuidados, sin tarjeta o sin tratamiento. Tal vez, y digo Tal vez, si asistiesen al día a día de esos enfermos, de esas personas que van sucumbiendo lentamente o que malviven como pueden, apretando los dientes y sufriendo como perros; si asistiesen a alguna muerte, si viesen a alguien morir como un perro,,, tal vez se les ablandaría el corazón. Pero lo dudo, Juanmi. Tú crees que la ministra de sanidad o que la cospe o el montoro tiene mucho corazón?, los tienen como piedras juanmi, porque sirven al poder, al capital, al yo y yo y yo y después yo.

y quién no sean millonario es simplemente porque es un fracasado. Esta gente funciona así. No les vamos a dar pena. Tienen como modelo los states y ya sabes lo que hay en los estates, o pagas o te mueres de asco.

respecto de la sanidad privada en españa,,, son mu negaos y no tienen los medios que tiene la pública amén de la avaricia y el hambre de lucro.

las cosas hay que ganárselas bien, no engañando y pisando a los demás. Esos anuncios aparéntemente idílicos de la tele de estas compañías "líderes" son nauseabundos y es todo atrezo.

y lo que más me jode, pero que me jode mucho además. Es que traigan un cirujano de alto estandin para operar al ci bajo y endogámico del borbón y, por contraste, pase lo que te pasa a ti o cuando te encuentras con una campaña de Change. org o por la tele para recaudar fondos para alguna pobre criatura que "tiene-que-ser-operada-en-estados-unidos".

en realidad lo mejor es lo que hago yo, me asqueo como el que más pero me dan igual toda esta farándula que tienen copados los sillones y los despachos.

y mientras la izquierda se dispersa y se disgrega la extrema derecha ya está hecha una piña y con las pilas cargadas. Y gracias por marianito, que es tonto de baba pero que, a fin de cuentas, es un nazi moderado. No porque no quiera ser del ala dura, pero es que se medra mejor siendo moderado y además, importante, ahora para jugar hay que ser demócrata. Su ilustrísima, como tú lo dijiste lo dejó todo atado y bien atado. Empezando por Carrillo y acabando por Felipito.

--------

ya te dejo, perdón por la parrafada.

cuídate mucho y un abrazo!

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Ni democracia ni nada similar, una pantomima, una burla, Juanmi. Qué asco. Antes de que llegue, hay que decirle a la Cospedal que se vaya.

Un abrazo.

lu dijo...

http://eumamerda.files.wordpress.com/2012/04/aplauso.gif

Lo puedes escribir todo en mayúsculas, Juanmi, que mejor no se puede expresar.

Por cierto, y ya que pones un enlace a la noticia del Informe del Comisario de Derechos Humanos (con el que las autoridades se limpiarán el culo), decirte que me reuní con él en junio representando a la entidad en la que trabajo. El hombre flipaba con las cosas que le contábamos, flipaba mal. Ha elaborado su informe, sus observaciones y recomendaciones saldrán unos días en los medios y en nada se olvidará todo.

Javier Alvarez dijo...

Juanmi, desgraciadamente la democracia europea es una burla al sentido comun de los propios europeos. ( No pongo tildes, no funciona la tecla y ademas no se, jeje) Lo triste es que esa democracia y nuestra sanidad sea un sueño dorado para millones de hispanos. En Colombia, no existe la sanidad publica y el precio de las medicinas se triplica por tres con el precio de este corrala llamada pais. Su democracia se sostiene gracias a los donativos de las multinacionales. Todos los politicos han pasado por mas de tres o cuatro partidos en los ultimos 20 años.... Es mas son guetos familiares, primo senador, tio abuelo ministro, abuelo presidente...... Lo triste, es que andar lejos de España, del terruño que me vio nacer, me hace valorar mas lo que tenemos y mucho mas lo que teniamos. Entre la mierda que hay, te aseguro que todos comemos mierda, en otros sitios solo hay mierda para unos pocos. Pese a todo, lamento que este pais pierda su encanto y nos queramos comparar con Noruega y/o Finlandia. Maldita Europa... Bendita la caspa, la boina y los juegos florales....

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...