martes, 6 de julio de 2010

Mirando el libro del voyeur en el escaparate

Lo que son las cosas.... claro que por eso escribimos lo que escribimos, porque son como son... quiero decir... en fin... no sé lo que quiero decir... me piden un libro y yo lo encargo... se llame el cliente Virgilio o Pepe y pida lo que sea (allá cada cual)... el libro llega... le envío un sms al cliente y el cliente ya tiene en consideración cumplir su palabra y venir a por su libro o no... Pero me estoy adelantando...
Recapitulemos mejor... Virgilio me pidió un libro, el mismo día que Ovidio me pidió otro... Eso me hizo ilusión (fácil que es uno... supongo que si fuera frutero y me hiciesen un encargo Ceres o Deméter me molaría...) El de Ovidio ya llegó y vino a por él... Esta vez me fijé más... Es extraño decir que Ovidio tiene pinta de bakalaero, habla como un bakalaero y que tiene una moto ruidosa de bakalaero... pero está estudiando cocina, lo cual es la guinda o la monda... yo no sé...

El libro de Virgilio acaba de llegar. Aún no le he avisado. No por nada en particular, bueno sí. El libro es precioso (El libro del Voyeur, Pablo Gallo, Ediciones del viento)... En otro post dije que me gustó lo que vi del libro y que pedí dos ejemplares, uno para Virgilio y otro para La Pecera.

La semana pasada, a los diez minutos de haber cursado el pedido, sonó el teléfono. Era Virgilio. Instintivamente pensé que llamaba para anular el pedido. No me importó, pensé a su vez en una ráfaga de segundo, lo cual me llevó a su vez a pensar en el amigo al cual le podría regalar ese ejemplar (que la Pecera vaya "rara" me hace pensar cosas así). Sin embargo, lo que quería Virgilio era encargar otro ejemplar, y de paso preguntar si iba a tardar mucho en tener los dos. No, le dije, el distribuidor en concreto de los libros que me has pedido suele portarse y enviar bastante rápido, le dije (totalmente cierto, totalmente anómalo y totalmente agradecido por ello). Insistió en que le avisara cuando llegaran y colgamos. A los cuatro días el pedido ha llegado, con otros encargos y un par de novedades. Saco el pedido de la caja, coloco los libros en un montón y los comienzo a dar de alta. Algunos pasan por mis manos una vez, como un tomate demasiado duro, pero son los pocos. Otros no, lo veo, los abro en plan baraja de cartas o como hacen los dependientes de las copisterias con los paquetes de folios antes de meterlos en la fotocopiadora, y leo al azar mientras lo huelo. Cojo el libro de Pablo Gallo. Leo la solapa. Lo abro y mis ojos se posan en una palabra. "Virgilio". Sonrío como un cabrón ante un chiste malo o como un niño con zapatos nuevos, no lo sé, pero sonrío. Hoy he dormido apenas 3 horas, y se me nota. Cierro el libro con el dedo índice entre las páginas, entre esas dos páginas donde he leído "Virgilio". Suspiro (no por nada, cuando estoy cansado suspiro mucho, o al menos eso me han dicho más de una vez...) Lo abro de nuevo. El dibujo de lo que podría ser una Lolita en ropa interior frente a un espejo ilustra la página impar. Me rindo y leo:

"Eneída". Iván Humanes.
El crítico literario, calvo y con un liguero que realza sus nalgas, recita pasajes de La Eneída de Virgilio mientras ella arranca las páginas de la obra. Él sabe que los análisis más destructivos sólo se consiguen con castigo y puro sacrificio, que la fama de respetado crítico sólo se gana con el sufrimiento. Ella conoce su forma de hacer y es cuestión de tiempo que el viaje de Eneas se escuche en latín y por primera vez en ese motel. Y continúa con el ritual y clava las uñas en el lomo, sugiere que Homero escribía con más rudeza. El acto provoca que él hierva encima de la cama mientras glorifica a Roma y al emperador Augusto.
-Mina, rellena todos los agujeros de mi cuerpo con mi estimado Virgilio -le dice mientras rasca con entusiasmo su calva. Y es que el placer, reconoce entre ronroneos, siempre le produce cierto sarpullido."

Pediré otros dos, he descubierto que queda precioso en el escaparate...
Hernán Migoya, Andrés Neuman, Pilar Adón, Esther García Llovet (de la cual venía en el mismo pedido "Las crudas"), Javier Corcovado... 69 autores... 15 euros... ediciones del viento
Voy a avisar a Virgilio de que su libro ya llegó...
http://ellibrodelvoyeur.blogspot.com/
http://elblogdepablogallo.blogspot.com/

2 comentarios:

Pablo Gallo dijo...

Me alegro de que los libros hayan llegado bien. Me ha gustado leerte.
Un abrazo.

La Pecera dijo...

Mil gracias, Pablo...
Al final ha venido Virgilio a por sus libros y hemos estado hablando un rato largo sobre él...
Tras diez minutos de conversación me ha dicho que era profesor de literatura de secundaria... "me llamo Virgilio y voy a ser vuestro profesor de literatura"... Genial...
Lo malo es que se ha pmarchado con los dos ejemplares que había en la librería y me ha dejado compuesto y sin libro, hasta el lunes que recibo pedido nuevo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...